Compartes?


Martes, 18 Diciembre 2018 00:22

DICCIONARIOS DE EGB Y BUP. ¿ERAS DE ARISTOS O DE VOX?.

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

       ARISTOS, ITER SOPENA, RANCÉS, VOX...

 

       Los diccionarios eran uno de los complementos obligatorios de las asignaturas de Lengua Española e idiomas: Inglés, Francés, Latín o Griego. Necesarios sobre todo para los idiomas. La utilización del diccionario en la asignatura de Lengua Castellana dependía más del profesor. En el caso de Latín y Griego era más minoritario, al ser el primero de ellos únicamente obligatorio en 2º BUP. Tanto el Latín como el Griego era optativo en 3º BUP y COU al elegrir la opción de letras. Su uso era totalmente imprescindible. A ver quien era el listo que conocía vocabulario en estas lenguas muertas. Además del significado de la palabra mostraba la declinación pertenecía y su conjugación. Sin esta información era imposible realizar cualquier  traducción.

       Inicialmente se distinguía entre el diccionario y el vocabulario. Este último se diferenciaba en que era de tamaño más reducido y más manejable en todos los aspectos, con muchas menos palabras y además estaba indicado para quE los alumnos de primaria aprendiesen a manejar la búsqueda de palabras de una manera más fácil y para que así adquirieran mayor soltura. En los años 60 y 70 destaca muy por encima de todos los demás el archiconocido diccionario Aristos " Diccionario Ilustrado de la Lengua Española" de la editorial barcelonesa Ramón Sopena, fue sin duda la dominadora en estos años. Su nombre así lo indica, es un término griego cuya traducción al español significa "el mejor". Diccionario muy completo destacaba por sus tapas duras, su grosor (incluía 125.000 acepciones) y por las pequeñas ilustraciones en blanco y negro que se intercalaban en sus páginas. Esto que parece normal y obvio fue una novedad ya que anteriormente los diccionarios no contenían ningún tipo de ilustración. Y como extra incluía 32 láminas a todo color impresas en papel satinado. Recordaréis la cubreportada en papel color rojo, blanco y negro que con el tiempo se estropeaba quedando aquella portada gris a la que no había más remedio que forrar para evitar su desgaste.

   Otro éxito fue el diccionario Rancés, de la misma editorial y de tamaño algo más reducido (incluía 70.000 acepciones). Repetía exactamente la misma fórmula que el Aristos, era una réplica mas reducida. Al ser más pequeño se utilizaba más asiduamente en la primera etapa de EGB. Por supuesto, todos estos diccionarios eran "heredables" entre hermanos por lo que su desgaste era muy grande. El último elemento del triunvirato de los diccionarios de esta editorial fueron los Iter- Sopena (el de las banderas a todo color en la portada). Editados a mediados de los 70 era un diccionario de tamaño muy reducido, manejable, ligero y con tapa blanda. Ya comenzaban a surgir voces de padres y pedagogos sobre la inconveniencia de que los niños llevasen tanto peso en las cartera y mochilas. Creo recordar que se vendía con un forro plástico incorporado.

   Y a un rey le sucede otro. Esto fue lo que ocurrió con Biblograf. Esta editorial barcelonesa compra en 1964 la editorial Vox. Bajo la marca Biblograf se editan sus famosos dicionarios hasta que en 1985 debido a su absorción por parte de la editorial Anaya ésta recupera la marca de Vox. Por eso se pueden encontrar los mismos diccionarios con las mismas portadas editados por ambas marcas. Aunque idénticos, los diccionarios Biblograf son algo más antiguos. El diccionario de Lengua Española fue el más vendido sin duda. Existía una versión más reducida en tamaño y con las pastas flexibles que también se vendió bastante, era el "Vox esencial de la Lengua Española".

   Otros diccionarios que también tuvieron una difusión importante desde mediados de los 70 y años posteriores fueron los diccionarios de la editorial Everest: "Vértice", "Cumbre" y "Cima". Sus diferentes tamaños, tapas blandas y sucesivas ediciones actualizadas los  hacían adaptarse muy bien a los distintos cursos de la EGB y además conseguían no añadir mucho más peso a los muy cargados estudiantes. Un diccionario muy atípico y que en su momento tuvo muchas ventas fue el "Diccionario Anaya de la Lengua". Atípico por su gran tamaño ya que no era fácilmente transportable y su precio algo elevado, estaba especialmemte dirigido a los estudiantes de EGB. Eso sí, el interior del mismo estaba muy bien maquetado, con letras modernas y claras, multitud de dibujos y espacio entre los vocablos, lo que lo hacía su manejo muy cómodo.

   Desde mediados de los 80´s también comenzaron algunas editoriales extranjeras a editar en España. Un ejemplo es Larousse con sus "Pequeño Larousse ilustrado", "Pequeño Larousse en color". En una época en la que no existía internet y que el coste de las enciclopedias con numerosos volúmenes se hacían prohibitivas por su precio para la mayoría de los hogares, surgieron como algo intermedio entre los diccionarios escolares y aquellas los diccionarios enciclopédicos con un número mucho mayor de términos, dibujos, esquemas y explicaciones. Solían constar de pocos volúmenes. Servían muy bien como apoyo para la realización de trabajos escolares.

   La importancia de los idiomas en EGB, BUP y COU mayoritariamente el inglés aunque sobre todo en alguos centros religiosos seguía manteniéndose el francés como lengua extranjera principal si bien poco a  poco fue desapareciendo hasta ser algo testimonial, hizo que los diccionarios de idiomas fueran indispensables como los de lengua castellana. Una  vez  más los diccionarios de Vox se llevaron el gato al agua. Sus diccionarios Inglés- Español, Español- Inglés arrasaron en ventas (de color verde con la imagen del Parlamento y el Big- Ben en negro) se convirtieron en icónicos. Aunque más minoritarios también los editaron en Francés, Alemán e Italiano. Recuerdo que existían 3 tamaños. El más pequeño por su poco peso era ideal para llevarlo a clase, además de ser muy completo. También tuvo bastante difusión el mediano. El más grande de los 3 era más bien para consulta en casa debido a su volumen, aunque no tuvo muchas ventas. Durante muchos años dominaron el mercado pero pronto comenzaron las editoriales extranjeras a ser una seria competencia. En esta época se liberalizaron las importaciones de libros, España entraba en la  Unión Europea. Vox vió su supremacía afectándole muy seriamente la aparición de diccionarios de idiomas editados por Oxford, Langenscheidt, Collins, Larousse. Y conviviendo con todos, los incombustibles Iter Sopena de idiomas que jugaban con la baza del precio y su manejabilidad; pequeño y de poco peso ideal para llevar al cole.

     Ya en BUP tenemos el top ventas. ¿Recordáis el rosa- rosae?. Efectivamente, tuvimos que pelear con el Latín en 2º BUP y además era obligatoria. En 3º BUP ya podías evitarlo. Mucho nos ayudó el diccionario Vox, el famoso "Diccionario Ilustrado Latino- Español / Español- Latino" con su color marrón y el dibujo del Coliseo de fondo. Se llamaba SPES que traducido al castellano significa "Esperanza". ¿Querían enviarnos algún tipo de mensaje sobre la asignatura?. Que graciosos. Este sí que arrasó en ventas. No recuerdo ningún otro diccionario que le hiciese sombra. Se vendieron por  cientos de miles. Ocurrió lo mismo en la asignatura de Griego en 3º BUP aunque al ser muy pocos los que la elegían su difusión fue mucho menor, aunque sin competencia.

   Y para terminar, a principios de los 80, se convirtieron en obligatorias para toda la enseñanza los idiomas co-oficiales de las Comunidades  Autónomas: Gallego, Catalán, Euskera. También se editaron gran cantidad de diccionarios unas veces por editoriales independientes y otras con nombre propio pero pertenecientes a grandes grupo editoriales.

   Como ha cambiado todo. Ahora los estudiantes con las tabletas, los móviles y los ordenadores le dan a un botón y ya tienen significado de las palabras.  

Visto 846 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar