Compartes?


Domingo, 16 Octubre 2016 16:02

NUESTROS PRIMEROS CHICLES (PARTE 3). AÑOS 80.

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

   BANG BANG, BOOMER, TRIDENT, BUBBALOO, TREX,ORBIT...

   A rey muerto rey puesto. Los chicles Cheiw y Niña ya no son incontestables. Surgen otros chicles que bien porque ofrecen otra imagen más moderna, bien porque ofrecen "algo distinto" poco a poco se van abriendo paso en nuestras preferencias. 

   El que primero se instala en nuestras vidas es el Bang Bang, el chicle "con sabor largo, largo que dura y dura". Se presentaba en un envoltorio alargado con 5 chicles de forma cuadrada. Eran los preferidos. Tenían mucha azúcar y mucho sabor y realmente se podían hacer grandes globos sobre  todo  si metías en la boca varios juntos para poder batir el récord mundial del globo más grande aunque tuvieses que estar despegando los restos de tu cara y de tu pelo. ¡Quién no se tuvo que cortar con una tijera los pegotes del pelo alguna vez!. Se comenzaron vendiendo con los clásicos sabores de menta y fresa pero pronto estos sabores se fueron diversificando: fresa- pátano, cola, lima- limón, limón, naranja... e incluso sabor a ¡chocolate!.

  El otro gran chicle de la época fue Boomer, el del superhéroe que estiraba los brazos y las piernas hasta límites insospechados, el del estribillo que decía "Boom, Boom, Boomer". También con numerosos sabores (incluso lo fabricaron con sabor a natillas). Costaba 5 pesetas. Todos recordaréis el kilométrico Boomer con su sabor a fresa, ese que se vendía como si fuese una cinta métrica extensible, el autoservicio convertido en chicle. Podías ir cortando a voluntad sus 1,80 metros de interminable cinta de chicles. Que inmensas posibilidades tenía el kilométrico. Desde hacer "botellón" de chicle con los amigos hasta engullirlo todo de una vez e incluso hacer maldades cuyo único límite era la interminable y fecunda imaginación de un niño ocioso y aburrido.

   En 1988 se introduce en España el chicle Bubbaloo. Aunque menos vendido debido su precio (costaba el doble que el  Bang Bang) tuvo también cierto éxito debido a que en interior del chicle, al morderlo, se derramaba un líquido que tenía en su interior y con el que durante unos momentos se conseguía una explosión de sabor. 

   Y a mediados de los años 80 comienza a extenderse por la sociedad el interés por la salud a través de la alimentación. Aparecen los chicles sin azúcar y Trex (1983) es el primero. Se mezcla el miedo de los padres a las caries y a las facturas de los dentistas. La publicidad de este chicle claramente dirigida a los padres decía " 9 de cada 10 dentistas recomiendan chicles sin azúcar" y "besos sin azúcar" dirigida directamente a los chavales aunque lo realmente interesante eran los besos, daba igual con o sin azúcar. Compitiendo directamente con Trex aparece  la marca Orbit (1985) para luchar por el mercado del chicle saludable sin azúcar. Y para cerrar las marcas de chicle no nos podemos olvidar de la marca Trident, que fue la que patentó el primer chicle sin azúcar del mercado.

   ¿Cuál era tu preferido?

Visto 666 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar